¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Jerusalém en Israel es uno de los lugares más visitados por turistas y peregrinos de todo el mundo gracias a su historia y a que tiene algunos de los principales santuarios sagrados para los judíos, cristianos y musulmanes, de ahí que se le conozca también como Tierra Santa.

Los judíos visitan Jerusalém para ver el Muro de las Lamentaciones, vestigio del Templo de Jerusalén y el lugar más sagrado para ellos. Es una de las pocas partes que quedaron en pie luego de que los romanos destruyeran el templo. Este es uno de los cuatro muros de contención alrededor del Monte Moriá que se construyeron para ampliar la explanada, la que hoy se conoce como Explanada de las Mezquitas por los musulmanes o Explanada del Templo por la tradición judeocristiana.

En Jerusalém los cristianos de todo el mundo visitan la iglesia del Santo Sepulcro, también conocida como Iglesia de la Resurrección o Iglesia de la Anástasis (palabra griega que significa resurrección de Cristo). Este lugar al que también se le llama Gólgota (“calavera” en arameo) es, según los Evangelios, en donde sucedió la Crucifixión, sepultura y resurrección de Cristo. En este lugar se puede conocer también la piedra donde Cristo fue ungido antes de ser sepultado y el lugar donde fue encontrada su cruz. También se pueden visitar diversas capillas como la de Santa Elena, el coro de los griegos y la capilla del Santísimo.

La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo es uno de los lugares sagrados más disputados del mundo. Para los musulmanes es el tercer lugar más sagrado después de la Meca y Medina, y para los judíos es unos de sus lugares más sagrados ya que ahí se sitúa la historia bíblica del sacrificio de Isaac, el segundo de los patriarcas del pueblo de Israel.

En el monte se encuentran dos de los templos más importantes del Islam: la Mezquita de Al-Aqsa, la cúpula plateada, y el Domo de la Roca, la cúpula de oro. Los musulmanes creen que la roca que se encuentra en el centro de la cúpula es el punto desde el cual Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios.

En Jerusalém se puede recorrer la Vía Dolorosa, que es una calle que se ha tomado tradicionalmente como parte del recorrido que tomó Cristo, cargando la cruz, camino a su crucifixión. En esta calle se encuentran marcadas nueve de las quince estaciones del Viacrusis. Las demás estaciones se encuentran en la Iglesia del Santo Sepulcro.

Otro de los lugares de mayor importancia para visitar es el Monte Sión en donde se encuentra la Tumba del Rey David, uno de los personajes más importantes del Antiguo Testamento. Lugar también donde Jesús celebró la Última Cena junto a sus apóstoles. Además en este lugar se encuentra la Abadía de Hagia María, en donde se dice que se produjo la asunción de la virgen.

Otro icónico lugar es el Monte de los Olivos, en el que se encuentra el Huerto de Getsemaní y la Basílica de la Agonía, donde Jesús rezó antes de ser capturado.

En la ciudad también se puede visitar el Museo de Israel, que posee los Manuscritos del Mar Muerto, las copias más antiguas de la bíblia que se conocen, y el Museo del Holocausto, dedicado a recordar a las víctimas del holocausto de la Segunda Guerra Mundial.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar