Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

No es necesarios gastar mucho dinero cuando queremos cuidar y embellecer el rostro. Hay muchos productos o ingredientes naturales que nos pueden ser muy útiles para ello.

Esta mascarilla de avena con leche y miel es efectiva para limpiar e hidratar la cara, una de las partes más importantes que cuidamos de nuestro cuerpo.

La combinación de estos tres ingredientes naturales logran una mascarilla perfecta para lucir un rostro cuidado y suave que además es apta para todo tipo de piel.

Manera de prepararla

Calienta 4 cucharadas de leche y cuando hierva, agrega 2 cucharadas de avena instantánea. Mezcla y apaga el fuego. Deja que se enfríe y añade 1 cucharada de miel de abeja. Integra todos los ingredientes hasta formar una pasta.

Lava tu cara con agua y jabón. Sécala y aplica la mascarilla en tu rostro con masajes circulares y déjala actuar por 15 minutos.

Retira la mascarilla con agua tibia y deja que tu piel se seque sola.

Esta mascarilla la puedes utilizar dos veces por semana y pronto verás los resultados de una piel más limpia y tersa.

La avena tiene efecto limpiador, absorbe la suciedad que se acumula en los poros; evita la deshidratación de la piel; elimina células muertas e impurezas.

La leche contiene hidratos de carbono, grasas y proteínas que la convierten en un excelente hidratante cutáneo, es por ello que se utiliza en la elaboración de jabones, cremas, geles y suavizantes.

La miel es un potente antioxidante natural que actúa en la piel evitando el envejecimiento prematuro, tiene vitaminas que también ayudan a regenerar la piel.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar