¡Vende tus productos ONLINE!  


 

Rigoberta Menchú Tum (1959) es una activista guatemalteca que nació en Chimel Uspantán y su lucha por los derechos de los indígenas fue reconocida por el Premio Nobel de la Paz en 1992.

Se ha destacado por su liderazgo al frente de las luchas sociales tanto nacional como internacionalmente, también ha logrado ser embajadora de buena voluntad de la UNESCO y el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Hija de Vicente Menchú Pérez y Juana Tum Kótoja, ambos indígenas del grupo maya quiché, conoció desde muy joven las injusticias, discriminación y explotación a la que son sometidos los indígenas de Guatemala. Por estas razones se involucró en las luchas reivindicativas de los pueblos indígenas y campesinos.

Sus padres fueron asesinados por la policia guatemalteca y así decidió comenzar una campaña pacífica de denuncia del régimen guatemalteco y de la violación de los derechos humanos de los campesinos indígenas.

En 1983 se publió su libro autobiográfico: “Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia” escrito por Elizabeth Burgos, en donde relata su vida y los maltratos a los que están sometidos los indígenas guatemaltecos y las situaciones similares en las que se encuentran otras comunidades indígenas de América Latina.

Su posición, hoy en día, le ha permitido actuar como mediadora en el proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla de su país. Ha trabajado activamente en la reincorporación de los exiliados de la guerra a sus lugares de origen.

En 1998 publicó el libro “La nieta de los mayas”, en el que cuenta su historia y la de muchos como ella. A través de sus memorias, se conecta con la herencia de su comunidad y ayuda a comprender la idiosincracia indígena guatemalteca.

«La paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz.» Rigoberta Menchú.