¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

En toda relación de pareja hay conflictos de vez en cuando, eso es algo inevitable. Todo conflicto puede ser o no un problema dependiendo de la manera que uno lo enfrente, incluso pueden llegar a unir o separar a dos personas.

Buscar la manera de tener buenas habilidades de comunicación con nuestra pareja ayudan a que cualquier conflicto sea una oportunidad para desarrollar una relación más sólida y construír un futuro mejor entre los dos.

Aprender a escuchar es una de las habilidades que mejor ayudan cuando hay un conflicto. Escuchar implica reflexionar sobre lo que nos está diciendo nuestra pareja y no pensar en lo que nosotros vamos a decir. Aprender a escuchar es dejar a la otra persona expresarse sin interrumpirla y sin ponernos a la defensiva, sino tratar de “ponernos en sus zapatos” para entenderla mejor. Intentar ver el otro lado para después explicar mejor el tuyo.

Enfocarse en el presente es buscar la manera de resolver este problema que está sucediendo “aquí y ahora”. No caer en el error de reprochar cosas del pasado ya que esa actitud puede nublar el problema y hacer que sea menos probable encontrar un entendimiento mutuo y una solución al problema actual. Si el conflicto proviene del pasado, entonces enfocarse en los sentimientos que tenemos ahora y cómo lograr un resultado favorable para estar bien en el presente, porque el pasado ya fue y no se puede cambiar.

Ser empático con nuestra pareja es una habilidad que nos habla de tratar de entender lo que siente y por qué lo siente. Evitar ponernos a la defensiva con lo que nos dice y ser lo suficientemente maduros para aceptar cuando nosotros hemos cometido un error. La comunicación efectiva implica admitir cuando nos equivocamos. Admitir nuestras fallas ayuda a que la otra persona también se abra y se de cuenta de las suyas y de esta manera busquen resolverlas.

Expresar como te sientes es mucho mejor que atacar a la otra persona. Decir: “yo me siento...”, es mejor que acusar al otro con frases como: “tú hiciste...”, “tú eres...”, etc. De esta manera ayudas a que la otra persona comprenda mejor tus sentimientos sin ponerse a la defensiva porque lo estás atacando. Es importante siempre mantener el respeto hacia la otra persona aunque no nos guste lo que está haciendo.

El objetivo de las habilidades de comunicación efectiva debe ser la comprensión mutua y encontrar una solución que satisfaga a ambas partes, no "ganar" el argumento o "tener la razón".

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar