¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

El síndrome de Peter Pan es un término que se da en psicología para describir a los hombres que se niegan a crecer y su comportamiento en la vida diaria y en sus emociones parecen ser las de un adolescente.

Al principio de la relación es difícil darnos cuenta cuando un hombre tiene estas características porque nos atrae su físico, su forma de ser divertida, despreocupada y relajada. A medida que avanza la relación nos damos cuenta que nos hemos enamorado, pero también vemos que ese hombre divertido en realidad es inmaduro, ese hombre despreocupado en realidad es irresponsable y ese hombre relajado en realidad es poco confiable.

¿Qué comportamientos tiene un hombre con este síndrome?

  • No tiene estabilidad laboral, se la pasa de un trabajo a otro y no hace carrera en ninguna empresa, o definitivamente no trabaja. Sus padres siguen apoyándolo económicamente y siempre encuentra la manera de “sobrevivir”. Siempre se queja del trabajo y todos tienen la culpa si le va mal, excepto él.

  • No ayuda con las tareas en casa, si se trata de lavar la ropa, limpiar, arreglar algo o cocinar, no se puede contar con él. Si se le pide que haga algo, parece que se le está pidiendo una trabajo descomunal.

  • Consume drogas y/o alcohol y piensa que está bien. No le da importancia a su salud, está convencido que fumar marihuana de vez en cuando o beber alcohol no son perjudiciales y que incluso pueden llegar a ser buenos para la salud. Si le dices algo, te recrimina y te dice que tú también deberías relajarte y hacer lo mismo.

  • Es adicto a los videojuegos. Se puede pasar largas horas jugando videojuegos y hasta días completos, ya que esa es su principal afición.

  • Sus amigos son igual que él o ya no tiene amigos. Tal vez conociste amigos que parecían responsables y centrados pero ya no aparecen y cada vez que salen con parejas te avergüenza con su comportamiento. Tienes que ayudarlo a vestirse porque no sale de sus viejos jeans y tenis.

Dicen que detrás de cada hombre Peter Pan hay una Wendy, es decir, una mujer que siempre está para ayudarlo, cuidarlo o “cambiarlo”. Pero todo tiene su límite y tu ya estás cansada de esta situación...

¿Qué puedes hacer?.

Antes que nada debes hacerte consciente que tú estás permitiendo esta dinámica al actuar como una madre protectora. No puedes ir por la vida resolviéndole sus problemas o dejar que siga con su comportamiento con la esperanza de que va a cambiar. Necesitas poner límites saludables, tanto para ti como para él. Hablar con él de lo que te molesta no garantiza que vaya a cambiar o que de pronto madure, y si no es así, y tú quieres continuar con la relación, lo que deben hacer es buscar ayuda profesional. Él tiene que entender que de eso depende que la relación continúe. Si finalmente él no quiere hacerse responsable ni acompañarte a la ayuda profesional, asiste tú sola con un profesional y de esta manera te estarás ayudando a entender lo que está pasando y a tomar una decisión.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar