¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Cuando nos enamoramos y comenzamos una relación es común pensar que esa relación será para siempre. El enamoramiento hace que todo sea perfecto, creemos que esta vez es diferente, todo va a funcionar y no hay manera de que las cosas puedan salir mal, ni siquiera lo pensamos.

Pero a veces, las cosas suceden y terminamos nuestra relación. Nos enfrentamos a una personalidad que no es compatible con la nuestra, al poco tiempo que pasamos junto a la pareja, la falta de interacciones positivas, la insatisfacción sexual, la infidelidad, y el desamor.

Todo eso nos lleva al deterioro de la comunicación, la distancia física, discusiones y desacuerdos, falta de cariño y de querer estar con la pareja, hasta que se deteriora completamente la relación.

Terminar una relación es de las cosas más difíciles a las que nos tenemos que enfrentar. No existe una fórmula “correcta” para hacerlo. Cada relación es diferente y cada persona dentro de la relación es diferente. Se debe tomar en cuenta la personalidad, las necesidades y sentimientos de la persona para exponer el tema.

¿Qué necesitamos hacer para terminar de la mejor forma?

Independientemente de cuán lastimada esté la relación, una ruptura siempre va a causar algún tipo de dolor. Aunque quisiéramos que la otra persona no sufra,o uno mismo, debemos ser conscientes que al terminar oficialmente la relación, causará dolor.

Buscar un momento específico para hablar con la persona cara a cara, en un entorno íntimo donde los dos puedan dialogar. Este es un tema que se tiene que hablar en persona, no por teléfono y mucho menos por mensaje de texto.

Hablar con honestidad es lo más recomendable siempre y cuando no lastimes la autoestima o dignidad de la persona. Frases como “No somos compatibles en...” o “Nuestras metas no son las mismas”, te pueden ayudar a explicarle a la otra persona el porqué de tu decisión.

La otra persona puede comenzar una discusión, protestar o querer convencerte de seguir juntos, sobre todo si tu decisión le tomó por sorpresa. Pero si ya has tomado la decisión, llévala a cabo porque si cedes a sus argumentos, lo único que estarías haciendo es retrasar lo inevitable.

Alejarse por un tiempo de la persona ayudará a hacerse conscientes de la nueva situación. Mantenerse en contacto inmediatamente después de la separación solo hará que se cree confusión emocional con la ex pareja. Lo mejor es dejar pasar el tiempo y tal vez en el futuro pensar en la posibilidad de ser amigos.

Darte tiempo para llorar es sano, incluso si tú tomaste la decisión de terminar. Puede haber un período de angustia, de tristeza y de dolor mientras te adaptas a la nueva situación. Lo mejor es rodearte de personas que amas, tratar de hacer cosas que te hagan sentir bien y si te sientes triste y quieres llorar, es perfectamente normal y sano.

Ser amable y mostrar compasión hacia la otra persona en el momento de la ruptura es importante. Ponernos en los zapatos del otro, en lugar de pensar solo en nosotros mismos, puede ayudar a que las cosas sean más fáciles para los dos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar