¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Wendy Paris y su ex esposo David han estado divorciados desde hace 7 años. Durante ese tiempo se han mudado de Nueva York a Los Angeles y viven a tres cuadras el uno del otro. Todavía organizan fiestas juntos.

Durante años han llevado a su hijo Alexander, que tiene 11 años, a la escuela juntos cada mañana. David todavía va varias veces a la semana a preparar el desayuno, y generalmente los tres pasan el domingo juntos.

Estar tan cerca de tu ex, física y emocionalmente, puede no funcionar para todos - Paris admite que a veces es difícil. Pero le gusta que Alexander pueda ir y venir a la casa de mamá o papá. “Es como una casa extendida con varias cuadras entre nosotros” dice Paris, autora de Splitopia: Dispatches from Today’s Good Divorce and How to Part Well. Un libro que habla de cómo tener un “buen divorcio”.

He estado cercana todo este tiempo porque no me siento bien con la idea de que mi hijo tenga un padre del cual estoy alejada”, añade que la gente usualmente piensa que un divorcio significa que los padres no confian el uno en el otro. “Eso significa que tu hijo está en la casa de alguien más y tú no eres parte de eso y eso da miedo.” Así es que Paris y su ex idearon otra forma que funciona para ellos.

Ciertamente cada relación es diferente pero independientemente de eso existen algunas cuestiones a tener en mente para no romper a la familia.

A pesar de todo, el divorcio puede involucrar compasión.

La persona con la que nos casamos no es la persona de la que nos divorciamos, porque las personas cambian” afirma Nicole Sodoma, una abogada que se especializa en divorcios. No todos crecemos al mismo ritmo y durante un divorcio es bueno darse cuenta de eso. Incluso cuando la pareja ya está separada, aún pueden darse la oportunidad de enfocarse en las cosas que son importantes como respetarse mutuamente y mantener las cosas estables por los niños.

No esperes obtener un cierre emocional.

La gente que atraviesa por un divorcio espera tener una justicia emocional, pero eso raramente sucede a través de los procedimientos legales”, dice Kiri Manpoya, una coach de apoyo a gente en proceso de divorcio. “El divorcio es un proceso de transición, va a crear una sacudida en nosotros”, dice Manpoya. Es importante ser capaces de controlar las emociones y entender lo que nos hace estallar. Permitir al enojo, al dolor, a la traición, a la tristeza distraernos del proceso de divorcio, puede prolongarlo, con más costo emocional y financiero.

Resolver todo lo relacionado a los niños y después tomar las decisiones financieras.

Caroline Krauss-Browne, una abogada del departamento de Leyes familiares, aconseja que todas las cuestiones de los niños -como la custodia legal y física- se resuelvan lo más pronto posible.No es bueno que los niños estén sufriendo por problemas con el dinero. los hijos son lo que más se ama. Si ambos padres saben cuándo van a ver a sus hijos y que cada uno va a tener participación en la vida de ellos, hace mucho más fácil arreglar todo el asunto del dinero. La custodia legal incluye quién va a tomar las decisiones importantes en cuanto a cuidados médicos, educación y religión; la custodia física incluye dónde van a estar los niños y cuándo. La custodia la puede tener un solo padre o puede ser compartida y “los horarios y la agenda puede ir cambiando a medida que los niños crecen y maduran”, añade Krauss.

Evitar ir a la corte.

Arreglar un divorcio entre las dos partes -Lo que llaman un divorcio amigable- es mucho más barato que terminar peleando en la corte.

Evitar hablar mal de tu ex enfrente de los niños.

El ex marido no es el “ex papá” de los niños. Hablar mal de él enfrente de los niños no es sano para ellos, solamente los confunde y no debemos involucrarlos en un asunto que es solamente de dos.

No permitas que otros te influencien con la opinión que tengan de tu ex o tu situación.

Lo importante es basar tu relación en el conocimiento que tienes de esa persona, no lo que piensen o crean los demás. Al dejarte influenciar por lo que creen o piensan otras personas, las cosas pueden dejar de funcionar con amabilidad y respeto. Siempre hay que recordar que sigue siendo un asunto de dos.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar