Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Después de Australia, Groenlandia es la isla más grande del mundo. Su nombre en danés significa “tierra verde”, aunque el 77% de su superficie es puro hielo. El clima allí es extremo, polar, puede alcanzar los 40 grados bajo cero.

El clima extremo puede ser la razón fundamental por la que no cuenta con muchos habitantes, lo que la convierte en el país con menos densidad del mundo. En realidad, la mayor parte de su población está concentrada en la parte suroeste de la costa, donde están Nuuk, la capital, y otras principales ciudades.

Para viajar a Groenlandia lo ideal es hacerlo durante los meses de julio y agosto, incluso finales de junio, ya que es la única época del año en el que la parte sur de la isla no está helada. Es temporada alta. Ahora que si lo que se busca es el hielo y el frio, se puede visitar en el periodo entre mayo y septiembre. Hay que considerar la gran extensión de la isla, lo que supone que las características de las estaciones del año pueden variar mucho de un lugar a otro. Es cierto que el verano, en el sur, significa paisajes exuberantes y verdes, mientras que en el norte puede significar icebergs flotando lentamente a través de fiordos y bahías.

 

 

Los inuit es un nombre común para los distintos habitantes de la tundra ártica del norte de Alaska, Canadá y Groenlandia. Es sin duda uno de los grandes valores de estas tierras. Llevan sobreviviendo miles de años en unas condiciones extremas, y conmueve su carácter amable y tranquilo. Son algo tímidos, pero suelen sonreír frecuentemente. Son generosos y poseen un gran sentido de comunidad, ya que necesitan ayudarse unos a otros en esta tierra de clima extremo.  Suelen hacer un tipo de celebración de puertas abiertas donde cada uno comparte historias y esa es su manera de socializar.

En cuanto a su gastronomía, básicamente está vinculada a la pesca y la caza, puesto que las condiciones adversas del invierno requieren una dieta con muchas calorías. En la actualidad, la cocina groenlandesa combina tradición y modernidad, y muchas recetas antiguas sirven de base para los platos que se sirven en los restaurantes: pescados como el halibut, los mejillones, la carne de ballena o foca, caribú o el buey almizclero.

Las actividades que se pueden hacer en Groenlandia son diversas:  Trekkings por los glaciares, baños en aguas termales, sobrevolar los fiordos en helicóptero, kayaks entre los icebergs, contemplar el espectáculo de las auroras boreales (en agosto y septiembre), expediciones en trineos de huskies para disfrutar de la fauna polar, visitar los asentamientos vikingos y las poblaciones de los Inuit.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar