¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Cuando los padres ya no se aman y toman la decisión divorciarse o vivir separados, el hijo puede sentir que su mundo se altera. El nivel de malestar que siente el niño puede variar dependiendo de cómo se separaron sus padres, su edad, cuánto entiende y el apoyo que recibe de sus mismos padres, familiares y amigos.

¿De qué manera se ven afectados los hijos?

 

  • Sentir que perdió algo, ya que la separación de uno de los padres conlleva a que ya no exista el hogar como tal y tampoco la forma de vida que había tenido hasta ahora.

  • Con miedo de quedarse solo, ya que si uno de los padres se fue, el otro puede hacer lo mismo.

  • Puede estar enojado con los padres por la ruptura de la relación.

  • Existe la posibilidad de sentirse rechazado e inseguro.

  • Tener la sensación de estar dividido entre ambos padres.

  • Sentirse culpable por la separación de los padres.

Es común que cuando hay problemas en casa donde hay muchas discusiones y los padres se separan, los hijos comiencen con problemas emocionales o de conducta. El niño se siente inseguro ante esta situación, lo que hace que se comporten como si fueran más pequeños. Puede haber desobediencia, problemas en la escuela, preocupaciones, mojarse en la cama, etc.

¿Cómo ayudar a los hijos en esta situación?

  • Ser abierto y hablar con los niños sobre lo que está pasando es importante. Hacerle saber que tiene dos padres que lo siguen amando.

  • Dedicar tiempo para compartir con él y protegerlo de los problemas de los adultos. Darles a entender que no es su responsabilidad.

  • Hacer la menor cantidad de cambios posibles, para que el niño no se sienta desorientado. Continuar con las actividades y rutinas habituales.

  • No atraer al niño al conflicto ni hacerlo tomar partido.

Si le resulta difícil ayudar a su hijo a sobrellevar la situación, es posible que desee buscar ayuda externa. Su médico general podrá ofrecerle apoyo y asesoramiento. Algunas familias pueden necesitar ayuda especializada de un psicólogo para niños y adolescentes . Sin embargo, si se maneja con sensibilidad, la mayoría de los niños pueden adaptarse bien a sus nuevas circunstancias y no tienen dificultades a largo plazo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar