¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Los trabalenguas, al contrario de lo que su nombre indica, son muy buenos para ayudar a los niños a expresarse. Existen trabalenguas en todos los idiomas y son una excelente manera de enseñar a los niños tradiciones, pequeñas frases y sabiduría popular.

El practicar trabalenguas con los niños los beneficia en:

  • Favorecer el lenguaje

  • Fomentar la memoria

  • Aumentar el vocabulario

  • Incrementar la imaginación

  • Favorecer la fluidez lectora

  • Se divierten aprendiendo

    Estos son algunos trabalenguas para enseñar a tus niños:

  1. Parra tenía un perro.
    Guerra tenía una parra.
    El perro de Parra subió a la parra de Guerra.
    Guerra pegó con la porra al perro de Parra.
    Y Parra le dijo a Guerra:
    “¿Por qué ha pegado Guerra con la porra al perro de Parra?”
    Y Guerra le contestó:
    “Si el perro de Parra no hubiera subido a la parra de Guerra,
    Guerra no hubiese pegado con la porra al perro de Parra.”

  2. El Rey de Constantinopla esta constantinoplizado.
    Consta que Constanza, no lo pudo desconstantinoplizar
    El desconstantinoplizador que desconstantinoplizare al Rey de Constantinopla,
    buen desconstantinoplizador será.

  3. Tres tristes trapecistas con tres trapos troceados
    hacen trampas truculentas
    porque suben al trapecio por trapos y no por cuerdas.

  4. Por los mares de la China,
    de la China de Pekín,
    una china chincha mucho
    con un junco chiquitín.
    Al que pilla le machaca
    y le chafa el peluquín
    y le pincha con chinchetas
    y le roba su botín,
    o le plancha los chichones
    mientras choca su chinchín.

  5. La institutriz Miss Tres-tros
    ha pegado un gran traspiés
    por subir al treinta y dos
    en lugar de al treinta y tres.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar