¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Ante la llegada de un hermanito, los celos son algo muy común para los hermanos mayores. Estos celos pueden manifestarse de muchas maneras.

Algunos niños van a exigir mimos y caricias de mamá, tener crisis de llanto o berrinches, querer volver a tomar biberón, perder el control de esfínteres y los hábitos de limpieza que ya tenían aprendidos, algunos incluso volverán a hablar como bebés o pueden llegar a tener algún trastorno transitorio del lenguaje.

No solo eso sino que también pueden llegar a tener demostraciones visibles de sus sentimientos hacia el "rival" recién nacido: manotazos, pellizcos, mordeduras, molestar a la hora de la siesta, arrojar juguetes, interrumpir cuando mamá le da la leche, etc.

Pero ¿Cómo evitar los celos del hermano mayor?

- Es importante para los padres reconocer que el hermano mayor está atravesando una situación emocional difícil. El nacimiento del nuevo hermanito ha venido a trastornar su universo afectivo.

- No negar o reprimir sus sentimientos aunque se muestre agresivo. La burla o el castigo solo conseguirán reforzar el comportamiento negativo.

- Intentar explicar lo que está pasando y ofrecerle el identificarse con un nuevo rol, el de hijo y hermano mayor.

- Acudir a un especialista si estos celos dan lugar a trastornos más graves y jamás adoptar medidas drásticas como castigos, golpes o alejamientos.

Si los padres buscan trabajar estas soluciones, la situación deberá evolucionar y el hermano mayor aceptará su nuevo rol.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar