¡Vende tus productos ONLINE!  


Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

berrinches o rabietas

Vas al supermercado y llevas a tu pequeño contigo, todo iba de maravilla hasta que llegaron a la caja para pagar donde, quién sabe por qué, está atascado de cualquier cantidad de dulces, golosinas y cosas con miles de gramos de azúcar que no quieres que tu hijo consuma por que ya va a ser la hora de comer.

Al chiquillo, claro está, se le iluminan los ojitos y te pide tiernamente que le compres una paleta, tu le dices que no y de repente toda esa ternura se desvanece y entra un berrinche tan monumental como la explosión de un volcán. Sabes que si cedes en algo tan sencillo como darle la paleta en ese momento estás perdida, en ese momento tu hijo tendrá el control de todo, entonces, ¿cómo manejarlo para mantener tu salud mental y el control de la situación? Aquí encontrarás algunos tips de cómo lidiar con esta situación que nos aqueja a todas.

Primero tienes que entender que los berrinches o rabietas son parte de la vida diaria, y más cuando tienes hijos pequeños. Los niños están aprendiendo a manejar sus emociones y la frustración es una emoción muy difícil de contener y controlar. Si a un adulto le cuesta trabajo manejarla, no esperes que un pequeño de 6 años lo haga como profesional. Así que paciencia, si tu pierdes la cabeza la situación solo empeorará.

Una vez que el niño esté en rabieta, no intentes discutir con él o hacerle ver la razón de tu decisión, él se encuentra más allá de escuchar lo que tienes que decir. Si lo puedes evitar, no le contestes gritando, esto solo hará que las cosas escalen y se haga un concurso de a ver quien grita más fuerte. No le des ninguna recompensa para que termine el berrinche, si le das lo que está pidiendo el niño aprenderá a que solo así se consiguen las cosas y siempre lo hará para que termines cediendo. Que no te dé vergüenza si estás en un lugar público, si es posible llévalo afuera hasta que se calme y tu mantente tranquila, muchas veces lo único que buscan es una reacción, ya sea buena o mala, evita darle lo que busca y mantente impávida.

Pareciera que no es así, pero, por suerte, llega un momento que los berrinches bajan de intensidad y se hacen más esporádicos. Ser madre y educar es difícil, pero cuando vas pasando las etapas y ves lo que vas logrando, en retrospectiva, vas a tener recuerdos e historias maravillosas para contarles.

¡Suerte!


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar