Mary Beatrice Davidson Kenner, una inventora afroamericana, mejor conocida por su creación de la toalla sanitaria ajustable que primero fue un cinturón sanitario en 1956; el cual patentó.

Este fue el primer producto que usó adhesivo para fijar la toalla. Sin embargo, la primera empresa que mostró interés en su invento, Sonn-Nap-Pack Company, lo rechazó después de descubrir que era afroamericana.

El rechazo por su color de piel

“Un día fui contactada con una compañía que expresó su interés en mi idea de marketing. Yo estaba tan jubilosa” dijo ella. “Yo vi caballos, coches, y todo lo demás venía hacia mi camino”. Cuando el cliente conoció a Mary, decidió no invertir. “Lo siento por decirlo, cuando descubrieron que yo era negra, el interés bajo. El representante de la compañía volvió a Nueva York y me informó que la compañía ya no estaba interesada”.

La discriminación racial impidió su adopción durante treinta años.

Kenner nunca ganó dinero con la toalla sanitaria porque su patente expiró y se convirtió en dominio público, lo que le permitió fabricarla libremente.

Mary Kenner trabajaba como arregladora floral profesional y tenía cuatro floristerías repartidas por el área de Washington DC. Trabajó en sus tiendas durante un total de 23 años.

Así mismo, posee la mayor cantidad de patentes de una mujer afroamericana en la historia. Entre 1956 y 1987 recibió cinco patentes diferentes por sus inventos de artículos personales y domésticos. Ella creó un soporte para papel higiénico, un aditamento para bañarte y poder lavarte la espalda y un andador para personas inválidas.

Kenner estaba casada con un reconocido boxeador de peso pesado llamado Jack "Jabbo" Johnson. Juntos, vivían en McLean, Virginia, cerca del complejo de Kennedy. Fueron padres adoptivos de cinco niños.

 

 

 

.