Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Hablar de relaciones de pareja "sanas" puede dar la falsa impresión de que existen relaciones perfectas, lo cual se aleja de la realidad. Toda relación tiene sus defectos o debilidades, por la simple razón de que las personas no son perfectas.

Lo importante no es que una relación de pareja tenga debilidades o no, lo que define una relación saludable es que estés interesado o dispuesto a trabajar y atiendas tus posibles debilidades y dificultades.

De esta manera, se puede definir una relación de pareja sana de la siguiente manera: una relación de pareja es sana si existe un esfuerzo de ambas partes de impedir que exista maltrato físico o emocional, faltas de respeto, comportamientos abusivos, controladores, humillantes.

Una relación de pareja sana está asociada al bienestar emocional y general de las personas.

  • Es importante no tener una visión idealizada de la relación.
  • Es importante atender los desacuerdos o las diferencias que surgen en el dí­a a dí­a de la relación.
  • El tiempo juntos es un ingrediente esencial de toda relación de pareja sana.
  • Aprender a convivir con las diferencias de cada uno.
  • No esperar cambiar a tu pareja.
  • Aceptar que habrá puntos en los que no logren estar de acuerdo.
  • Tener una comunicación adecuada.
  • Es recomendable tener claro que toda relación merece de entrada un “voto de confianza”.
  • Para que pueda existir confianza en una relación es necesario que exista honestidad.
  • El tratar a tu pareja con respeto necesariamente genera un ambiente en la relación que favorece el que seas tratado con respeto también.

Es conveniente tener presente que las relaciones no son fáciles de construir ni de sostener, y estar atentos y cuidar que no se pasen por alto aspectos importantes de la relación. Una postura crítica y atenta es algo que aumenta las posibilidades de obtener una relación de pareja saludable.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar