Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Pintar con acuarela es una actividad que para quienes no son profesionales en el tema y desean hacerlo como pasatiempo les resulta fascinante al ver las hermosas obras que muchos acuarelistas logran.

La percepción general para iniciar a pintar con acuarelas es de que es un medio que no requiere de materiales difíciles de conseguir y con el que se ha tenido al menos algún acercamiento, probablemente en la infancia, por lo que definitivamente parece un buen punto de inicio para involucrarse con este pasatiempo.

Una de las primeras interrogantes para empezar con la acuarela es ¿Cómo lo hago? La acuarela es uno de los medios de expresión artística favoritos, tanto de muchos profesionales como de todo tipo de entusiastas del arte. Para practicarla solo hace falta tener un pincel, lienzo, agua y colores para dar inicio. También es útil conocer un poco de la amplia gama de posibilidades creativas que este medio nos permite.

Basta con navegar por el ciberespacio para encontrar múltiples ideas, consejos y técnicas para aprender e iniciar con nuestro proyecto.

Qué tan básicas o profesionales sean tus acuarelas es algo que dependerá de ti. Hay sets de diferentes grados: infantil, estudiante y artista/profesional. Para un principiante, los de grado estudiante son una buena opción.

El lienzo o papel es el soporte natural de la acuarela. Lo podemos encontrar en diferentes grosores o “pesos”. Cabe aclarar que entre mayor sea el tamaño de nuestra obra, mayor debe ser el grosor.

Existen muchos tipos de pinceles, pero para pintar con acuarela, los que son de pelo sintético de buena calidad son muy adecuados, al igual que los de pelo natural suave.

La acuarela es un tipo de pintura realmente gratificante que tiene una naturaleza muy variable, que se presta mucho al juego. Esto es porque el pigmento y el agua tienden a mezclarse y moverse a su antojo, siendo el resultado bellos patrones de color. Otra cualidad a tener en cuenta es que la acuarela es más bien transparente y, como tal, la pintura transparente vuelve más aparente toda pincelada.

Así es que, si te decides por este pasatiempo, pasarás momentos de relajación y creatividad que te llenarán de satisfacción una vez que termines tu obra.