Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

A muchos artistas les gusta la decoración y tienen casas espectaculares como la super estrella Ricky Martin que convirtió una joya de los años 50 de Beverly Hills en su refugio familiar. Allí vive junto a su pareja, el artista Jwan Yosef y sus dos hijos.

El lugar en donde viven, cuando no están de gira, es una residencia serena y modernista con una arquitectura sorprendente. En el centro del extenso terreno está la casa que el afamado arquitecto Gregory Ain había diseñado para el psiquiatra Fred Feldman y su esposa, Elaine, en 1953.

"A pesar de que la casa se había expandido a lo largo de los años, quisimos respetar su visión original: las líneas limpias, la apertura y la sensación de calma", dice Martin.

Es así como contrató al diseñador Nate Berkus para que se cubrieran los aspectos básicos y la casa fuera cómoda para la pareja y los niños, y a la vez dejaron mucho espacio para que la casa crezca y evolucione en los años venideros.

 

 

Berkus comenta que "Ricky y Jwan son artistas y tienen ideas muy particulares sobre cómo quieren vivir. Por eso, ayudé a darles una base sólida y neutral que puedan cultivar juntos para hacer que el hogar sea verdaderamente suyo". Esa base se compone en gran medida de diseños clásicos modernos del siglo XX (piezas de los Eames, Milo Baughman o Hans Wegner) combinadas con muebles contemporáneos de BassamFellows o Tom Dixon. La mezcla también incluye algunos guiños sentimentales, entre ellos la gran mesa de comedor, un antiguo escritorio que Martin compró en 1996.

Las pinturas y grabados de Yosef se muestran sobre algunas paredes blancas y nítidas. Mientras tanto, el background musical de Martin se refleja en una serie de fotografías en blanco y negro de cantantes legendarios como Janis Joplin, David Bowie, John Lennon, Louis Armstrong y Frank Sinatra. El montaje también incluye algunas piezas de primera clase, como una escultura de Larry Bell recientemente adquirida y un lienzo fantástico del artista cubano Wifredo Lam que Martin compró en 1998, cuando comenzó a coleccionar arte latinoamericano en serio.

"Hay mucho potencial para crear un entorno emocionante y creativo para nuestra familia", dice Martin. "Nunca se puede estar seguro de lo que traerá el futuro, pero no puedo esperar a averiguarlo".

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar