Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

La Acrópolis de Atenas es una antigua ciudadela ubicada en un afloramiento rocoso sobre la ciudad de Atenas en Grecia y contiene los restos de varios edificios antiguos de gran importancia arquitectónica e histórica, el más famoso es el Partenón.

Aunque el término acrópolis es genérico y hay muchas otras acrópolis en Grecia, la importancia de la Acrópolis de Atenas es tal que se la conoce comúnmente como "La Acrópolis" sin más ni más. Durante la antigüedad se le conocía más propiamente como Cecropia, en honor al legendario hombre serpiente, Cecrops, el supuesto primer rey ateniense. Si bien hay evidencia de que la colina estuvo habitada desde el cuarto milenio a.C., fue Pericles en el siglo V a.C. quien coordinó la construcción del sitio. Los restos presentes más importantes incluyen el Partenón, los Propileos, el Erecteión y el Templo de Atenea Nike. El Partenón y los demás edificios sufrieron graves daños durante el asedio de 1687 por los venecianos durante la Guerra de Morean, cuando la pólvora que los otomanos almacenaban en el Partenón fue alcanzada por una bala de cañón y explotó.

La acrópolis era un lugar defensivo y de culto, y literalmente significa "ciudad alta”. La Acrópolis de Atenas, conocida también como "la roca sagrada", es la joya de la Grecia clásica. Sus templos han maravillado al mundo durante siglos y han dejado constancia de la Edad de Oro de la capital ateniense (siglo V a.C.), cuando en ella confluían arte, riqueza y democracia.

El Partenón es el mayor templo de su época (siglo V a.C.) y es también el monumento que mejor encarna la gloria que vivió la Grecia clásica. El Partenón significa “doncella”, “virgen”, “célibe” y es un templo consagrado a la protectora de Atenas, Atenea Pártenos, y uno de los principales templos de mármol blanco del Pentélico y cubierto con tejas de mármol de Paros, que aún se conservan. Fue construido entre los años 447 a. C. y 432 a. C. en la Acrópolis de Atenas.

 

 

La impresionante estructura del mayor edificio de la Acrópolis está formada por dos cuerpos, las naos y el opistódomo, algo inédito en la época, que reposan sobre una plataforma llamada estilóbato. En la naos había un espacio destinado a albergar una enorme estatua de la diosa Atenea esculpida por Fidias en oro y mármol. Una de las partes más interesantes del templo es la fachada, en cuya parte superior se hallan los frisos. Estos representaban las Panateneas –una procesión anual para llevar ofrendas a los dioses– los frontones narraban escenas de la vida de Atenea y en el resto de los frisos aparecía la historia de diferentes guerras, entre ellas la de Troya.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar