Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

El encuentro entre América y el viejo mundo implicó el cruce de idiomas, cultura, costumbres, religión, gastronomía y, por supuesto, el cruce de muchas especies animales. La fauna del mundo americano se enriqueció con criaturas endémicas europeas.

Pero, así como se enriqueció con animales nuevos y desconocidos en América, hay estudios que muestran que también después del contacto con los europeos, muchas especies, así como el caso de los perros que ya existían en América, fueron reemplazados por perros euroasiáticos y sus descendientes locales, como el Xoloitzcuintle.

Estudios genéticos indican que el perro llegó a América con el Homo sapiens, hace alrededor de 11.000 años por el estrecho de Bering. Ya en territorio americano, se fueron creando varios tipos de perros, los cuales pueden distinguirse como razas. De ellas sobreviven unas pocas, como el xoloitzcuintle o el chihuahueño.

Otras dos razas que se tienen registradas no sobrevivieron: una de patas cortas, que se llamó Tlalchichi, y el Itzcuintli o perro común mexicano.

El perro también está presente en las culturas andinas. Especialmente, en lo que ahora es Bolivia. Estaba el jinchuliwi, de tamaño entre mediano a grande, orejas colgantes y cola larga; el pastu, de orejas paradas y cuerpo de varios tamaños; el ñañu, de patas cortas; y el c’husi anuqara, al parecer muy peludo.

Uno de los hallazgos perrunos más famosos en la zona andina es la excavación del señor de Sipán, de la cultura moche, en el actual territorio peruano. En su tumba, este poderoso gobernante preincaico yace junto a su mujer, los sirvientes y su perro. Se trataba de un viringo, la actual raza conocida como el perro sin pelo peruano.

En la pampa y la Patagonia argentinas se han encontrado restos fósiles de perros asociados a antiguos grupos de cazadores y recolectores.

“El registro más antiguo de un perro para Argentina corresponde al sitio cerro Mayor de 1.600 años de antigüedad”, asegura Daniel Loponte, del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano de Argentina.

Desafortunadamente, el final de estas antiguas razas americanas estaba escrito. La desaparición de casi todos los perros prehispánicos está asociada a la misma ideología eurocentrista que diezmó a las culturas precolombinas.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar