Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Según la OMS la salud es el estado de plenitud física, mental y social. Por eso, debemos de cuidar nuestra salud mental tanto o más como la física, sin embargo, las personas tienden a olvidarlo y muchas veces se arriesgan con prácticas que la dañan a largo plazo.

La psicóloga Sara Lorenzo nos dice que la salud mental es algo que no se puede ver a simple vista cuando nos miramos al espejo porque lo que sentimos la mayor parte de las veces son síntomas, que, a diferencia de los signos, estos no se ven a simple vista. Los signos nos avisan de enfermedades físicas, sin embargo, los trastornos psicológicos rara vez los muestran, hablamos más bien de sintomatología interna. Lo cual, hace que en gran parte de las ocasiones la persona no se preocupe tanto y no acuda a un profesional. Debido a esto podemos estar incubando un malestar el tiempo suficiente para que se convierta en un trastorno, cuando podría haberse tratado de una forma más sencilla desde el principio.

Hábitos para mejorar la salud mental

Mantener activo el cerebro

La inactividad lleva a más inactividad... Por eso... ¡dale uso! ¡haz que trabaje! Algunos pasatiempos que te aportarán estos beneficios son las sopas de letras, sudokus, buscar las diferencias, operaciones y todo tipo de acertijos y juegos que trabajen la lógica. Las damas, el ajedrez, el dominó son juegos que mantienen y mejoran la lógica y razonamiento, si los practicas frecuentemente. Por otro lado, leer y escribir son dos recursos maravillosos que nos ayudan a evadirnos de nuestros problemas diarios. Leer es más ameno, pero si te gusta escribir y te entretienes con ello estarás también desarrollando la imaginación.

Descansa las horas necesarias

Si eres de lo que duermen poco tienes que saber que si quieres mejorar tu salud mental debes dormir las horas mínimas recomendadas. Hay personas que no necesitan las 8 horas estipuladas y que funcionan correctamente con 7 por ejemplo, también puede darse lo contrario, pues hay personas que necesitan 9, sin embargo, dormir menos o más horas de las que tu cuerpo necesita atonta al cerebro y a largo plazo te debilita, haciéndote más vulnerable a problemas psicológicos como la ansiedad, dificultad para gestionar las emociones y cambios bruscos en el estado de ánimo.

Cuida lo que comes

Si quieres mejorar tu salud mental no debes olvidar tu parte física. Por eso debes alimentarte como es debido y comer de una forma balanceada y variada, probando alimentos de todos los grupos. Eso sí, es mejor que los alimentos sean naturales y no procesados. También deberías controlar las porciones, está bien comer todo tipo de alimentos, pero en su justa medida, sin abusar de un tipo concreto. Especialmente buenos para el cerebro son aquellos que contienen Omega 3 y 6, vitaminas del grupo B como B6 y B12, ácido fólico, Hierro, Calcio y Magnesio.

 

-Las nueces, almendras y otros frutos secos porque refuerzan la memoria y concentración.

 

-Pescados azules como el salmón, sardinas, anchoas...

 

-Bebidas con antioxidantes: el café, el té y otras infusiones (siempre sin abusar).

 

-Frutas, verduras y hortalizas: frutas cítricas, tomate, moras, fresas, berenjenas, brócoli, aguacate, etc.

 

-Alimentos que aumentan los niveles de triftófano, precursor de neurotransmisores como la famosa serotonina y melatonina, que tienen una importancia vital en el estado de ánimo y regulación del ciclo sueño-vigilia. Algunos de ellos son el pollo, pavo y otras carnes magras, la yema del huevo, lácteos, plátanos piña, aguacate, cereales integrales, levadura de cerveza, chocolate negro, y legumbres.

Ejercicios físicos

¿Sabías que uno de los beneficios de practicar ejercicio regularmente es mejorar nuestra actividad física y salud mental? 4 días a la semana son suficientes para empezar a notas los beneficios. Cuando hacemos ejercicio (especialmente aeróbico) nuestro cerebro segrega endorfinas endógenas que actúan en los circuitos de la recompensa y genera sobre nuestro cuerpo una sensación placentera y agradable, mejorando un poquito nuestro estado de ánimo y dejando al cuerpo en un estado de relajación y bienestar. Además, el efecto es acumulativo, esto significa que, aunque las primeras veces no notes el efecto con el tiempo cada vez será más reforzante para ti.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar