Phumzile Mlambo-Ngcuka es una política sudafricana que logró el cargo de vicepresidenta de Sudáfrica de 2005 a 2008. En 2013 fue nombrada directora ejecutiva de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres por el secretario general de las Naciones Unidas.

Mlambo-Ngcuka tiene un Máster de Filosofía en Planificación y Políticas Educativas por la Universidad de Ciudad del Cabo (2003) y una licenciatura en Educación por la Universidad de Lesotho (1980). En 2003, se le otorgó un Doctorado Honorífico de la Universidad de Western Cape, y recientemente obtuvo un Doctorado sobre educación y tecnología de la Universidad de Warwick, Reino Unido.

Mlambo Ngcuka aboga por una educación de calidad que pueda contribuir a que las mujeres jóvenes y las niñas en especial reclamen sus derechos, alcen la voz contra la discriminación y la violencia y potencien las habilidades que les permitan ganar independencia económica. La educación sexual integral es fundamental para que las niñas conozcan sus cuerpos y tomen decisiones respecto a la atención de la salud que quieren, incluida la salud sexual y reproductiva. Según un informe reciente del Banco Mundial, conseguir la educación secundaria universal eliminaría prácticamente el matrimonio infantil y reduciría la prevalencia de la maternidad a una edad temprana hasta en tres cuartas partes.

A través de ONU Mujeres lidera los esfuerzos para poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas mediante la labor que realiza, desde el Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer que prestó asistencia a más de 6 millones de personas el año pasado, hasta la iniciativa conjunta Spotlight de la UE y las Naciones Unidas dotada de 500 millones de euros, que constituye la inversión individual más importante hasta la fecha para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo, sin olvidar el trabajo que lleva a cabo la Entidad para garantizar ciudades seguras y espacios públicos seguros. Además, trabaja en el seno de ONU Mujeres y el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto para abordar el acoso sexual y los abusos de poder en los propios lugares de trabajo.