Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Hoy en día a muchos nos encanta crear y hacer manualidades DIY, buscamos ideas, queremos aprender cosas nuevas y a veces, en especial si se trata de cosas para decorar, y una de esas ideas que muchos eligen es pintar murales.

Se pueden elaborar en una habitación, en la sala, en la cocina y por qué no, hasta en la oficina, los negocios y fuera de la casa, y es que los murales le dan un toque muy personalizado a cualquier habitación o espacio.

 

Pues bien, lo primero que hay que hacer es elegir un diseño que se puede buscar fácilmente uno que te guste en la web, una vez que tengas el diseño puedes elegir cualquiera de las siguientes opciones para hacer tú mural:

1.- Cuadrícula: Cuando ya tengas tu diseño lo imprimes y con una regla traza sobre él una cuadricula, las medidas pueden ser de uno o dos centímetros, esto dependerá de que tan complejo es el dibujo o sea que si tiene muchos detalles las cuadriculas serán más pequeñas. Lo segundo será numerar las líneas verticales y horizontales (como en los crucigramas), ahora con una cinta métrica y una tiza o gis traza en la pared (lienzo) de forma proporcional la cuadricula. De forma proporcional es decir si en el dibujo cada cuadro mide 1 cm, en la pared cada cuadro medirá 20 cm según qué tan grande quieres el dibujo. Por último, también debes numerar las líneas de la pared y ahora comienza a transferir el dibujo cuadro por cuadro con un lápiz carbón o una tiza, en pocos minutos tendrás tu dibujo listo para pintar.

2.- Plantillas: Si el dibujo que quieres realizar no es muy complejo y son más bien pequeños (hojas, flores, mariposas) puedes utilizar una plantilla, ya sea comprada o simplemente buscas el diseño por internet lo imprimes y recortas las partes que quieres trasladar a la pared, en este caso puedes pegar la plantilla con cinta adhesiva y pintar directamente o si quieres pintar con varios colores pues dibujas la plantilla, retiras la cinta adhesiva y ya puedes comenzar a pintar.

3.- Proyector: Si tienes acceso a un proyector es una buena forma de comenzar un mural basta con proyectar la imagen que deseas en la pared y comenzar a repasar la imagen con un lápiz carbón o una tiza, una vez hecho esto ya podemos comenzar a pintar.

Una vez que tienes el diseño en tu pared, es importante tener materiales de buena calidad (en este caso pintura acrílica y pinceles), si no puedes encontrar los colores exactos que deseas para tu mural trata de tener a mano los colores primarios (Rojo, Amarillo y Azul), para hacer las combinaciones necesarias.

La Pintura Acrílica se diluye con agua, pero debes tener cuidado porque si utilizas mucha agua se altera el color, la calidad de la pintura y tardará más tiempo en secar.

Si por accidente se mancha un área de un color no deseado, puedes utilizar un pañito humedecido con agua para limpiar inmediatamente evitando que se seque la pintura.

Una vez que termines de pintar se puede utilizar un barniz transparente para proteger el mural, especialmente si es en el exterior, esta pintura en general seca muy rápido, pero es mejor esperar una semana antes de aplicar el barniz.