Imprimir
Categoría: Hijos
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Las escuelas Montesori fueron de las primeras escuelas en que se invitaba a los padres a ver el trabajo de sus hijos en el aula, y esta es una actividad que se sigue realizando.

Muchos padres se sorprenden al observar a sus hijos de 3 o 4 años de edad haciendo tareas y ordenando sus materiales o trabajos sin que la maestra se los pida. El asombro viene porque en casa los niños no levantan sus juguetes y es una batalla todos los días para que lo hagan.

En la escuela Montesori motivan a los niños, incluso a los más pequeños, para que guarden sus cosas después de usarlas, y no es necesario estar repitiéndoselos constantemente para que lo hagan.

Estas son algunas formas de motivar a tu hijo para que también coopere en casa.

  1. Crea un lugar para todo

    Aunque parecería mucho más fácil y práctico para los niños guardar sus juguetes si simplemente tuvieran que arrojar todo a un contenedor, muchas veces este no es el caso.

    Los niños pequeños tienen un sentido del orden, les gusta que las cosas sean así. Gracias a este sentido, muchos niños obtienen satisfacción al devolver las cosas a su lugar preciso. Es más probable que levanten sus juguetes, si cada uno tiene un lugar designado.

    Al principio tendrás que levantarlos tú para mostrarle cómo hacerlo, también tendrás que observar a tu hijo para ver con qué le gusta jugar y darte cuenta de los juguetes que ya no usa para apartarlos o regalarlos.

  2. Mostrarles cómo hacerlo

    Como ya se mencionó, la mejor manera de enseñarles a guardar sus cosas es mostrándole cómo hacerlo. No se debe hacer mientras el niño está durmiendo su siesta, sino que hay que hacer al niño parte de un proceso que comparten juntos. Si es todavía un bebé, solamente observará, pero si ya es un niño más grande, puede comenzar a participar poco a poco hasta que esta actividad se convierta en un hábito.

  3. Poner reglas

    Explicarle al niño de manera sencilla qué es lo que se espera que haga. Por ejemplo los juguetes se guardan al final del día, o se guardan inmediatamente después de usarlos. Estas reglas se tendrán que repetir periódicamente hasta que los niños las sigan sin necesidad de recordárselas.

  4. Hacerlo un juego

    Dedicarle un poco de tiempo a tu hijo convirtiendo esta actividad en un juego que también puede ser un aprendizaje.

    ¿Cuántos bloques rojos puedes encontrar para guardar en el cubo?”

    Veamos si puedes guardar todos los juguetes antes de que yo termine la canción”

    A veces puede resultar difícil convertir esta actividad en un juego, pero si tienes el tiempo, puedes probarlo y probablemente se transforme en una de las mejores partes del día para ambos.

  5. Asegurarte de hacerlo una actividad positiva

    En lugar de enojarte y decirle que si no guarda sus juguetes, no podrá ver su programa favorito, o no podrá cenar, es mejor cambiarlo por: “Después de guardar los juguetes podrás ver tu programa favorito o podemos cenar juntos”.

    Destacar la actividad que sigue puede incentivar al niño a que guarde sus cosas ya que tiene algo que hacer a continuación, les da algo que esperar.

  6. Esperar a que haga una pausa natural

    A nadie le gusta que lo interrumpan y a los niños tampoco, por lo que se debe tratar de esperar a que el niño termine su dibujo, su figura de plastilina o la torre de bloques.

    A veces tenemos el tiempo justo y es necesario que el niño levante sus cosas porque es la hora de comer o de ir a dormir, pero es bueno preguntarse si podemos tener paciencia y esperar 5 minutos. Si lo hacemos, el niño estará más dispuesto a levantar sus juguetes y su material ya que ha terminado la tarea que estaba haciendo.

    No importa la edad que tenga el niño, siempre se puede empezar a enseñar y crear hábitos en ellos. Al principio requerirá tiempo y paciencia pero siendo consistente, el niño incorporará esta actividad sin problemas.

No tienes cuenta? Registrate ahora!

Acceder a tu cuenta