Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

La Gioconda o Mona Lisa es uno de los cuadros más conocidos en todo el mundo. La pintura fue realizada por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI y hoy en día forma parte de las obras de arte exhibidas en el Museo de Louvre en Francia desde 1917.

La técnica que utilizó Da Vinci para pintarla hace que La Gioconda sea una de las obras más estudiadas de la historia del arte y por muchos artistas. Se aprecian sus efectos ópticos por la ubicación de los ojos de la joven y su sonrisa discreta. Hay quienes dicen que se siente la impresión de ser observado constantemente por la Gioconda, cualquiera sea la posición desde la que uno la mire. Esta anécdota demuestra los conocimientos científicos y anatómicos de Leonardo Da Vinci. En cuanto a la célebre sonrisa de la Mona Lisa, hay testimonios de que un grupo de músicos tocaba durante las horas de trabajo del pintor para que ella mantuviese esa actitud alegre.

El fondo también es un caso de estudio. La técnica del sfumato se utiliza para crear una perspectiva que se funde con suavidad.

Todos estos misterios han hecho que la Mona Lisa llegara a ser tan famosa. Sin embargo, ¿es verdaderamente Lisa la retratada? Se ha estudiado que el patrocinador del cuadro de Leonardo Da Vinci era un noble instalado en Florencia. Francesco del Giocondo enviudó dos veces y en 1495 se casó con una joven llamada Lisa. De esta historia surge el nombre con el que se conoce a este pequeño cuadro de 77 x 53 cm. Según otra teoría, la joven representada era una favorita de Juliano de Médici, dirigente de la República florentina. Hasta hoy, el misterio sigue sin resolverse.

La Gioconda alcanzó más popularidad entre el público en general por la amplia difusión de su robo, en 1911. La prensa cubrió el hecho, la gente iba al museo y retrataba el espacio vacío en donde antes se encontraba la pintura. El cuadro se recuperó; el culpable era un italiano llamado Vincenzo Peruggia que trabajaba en el museo. Su acto se basó en su deseo de restituir la obra a su país natal.

Hoy en día La Gioconda es uno de los íconos más importantes del Museo de Louvre que atrae a la gente por sus misterios y su gran fama.

Artículo tomado de PARISCityVISIÓN

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar