¡Vende tus productos ONLINE!  


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El mundo mágico de los mayas es un mural pintado por la inglesa Leonora Carrington para el Museo Nacional de Antropología de México en 1963.

Para poder pintar este cuadro Carrington se fue a San Cristóbal de las Casas y allí y en sus alrededores pasó 6 meses estudiando las costumbres mayas, sus tradiciones, la medicina herbolaria y sus diversas prácticas religiosas. Tuvo la oportunidad de asistir a rituales de chamánica al entrar en contacto con estas comunidades.

Debido a las tradiciones indígenas, no  podía utilizar cámara fotográfica, por lo que hizo un registro a partir de dibujos. De la misma manera dibujó y estudió a los animales auctóctonos en el zoológico de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

El resultado de su mural fueron una mezcla de imágenes provenientes del Popol Vuh, libro sagrado de los antiguos mayas-quichés, con observaciones directas de la sociedad tradicional maya contemporánea y algunos elementos de la Mitología celta, utilizados en gran parte de su producción artística. Cada parte del mural tiene su simbología y los animales desempeñan un papel central dentro de la iconografía de esta pintura mural, así como en toda la pintura de la artista.

El mural que tiene más de 4 metros de largo, muestra a grandes rasgos, una representación del cielo, la tierra y el inframundo del mundo maya en el centro. Se aprecia una comunidad maya rodeada de un paisaje montañoso y un cielo que resalta por sus tonos rojizos. La cruz maya alzada en lo alto de una de las montañas es la mediadora entre los hombres y los dioses.

El mural se puede ver en la sala Mayas de la montaña, en la sección etnográfica del Museo Nacional de Antropología, en la Ciudad de México.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar