Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El feng shui se fundamenta sobre principios de la metafísica china: el Ba Gua, los Cinco Elementos y el concepto de energía Chi.

Hay dos grandes escuelas de feng shui, llamadas San He y San Yuan. Cuando el Chi cabalga el viento se dispersa, cuando alcanza al agua, se detiene. Los antiguos podían concentrar el Chi y evitar que se dispersara, podían moverlo y detenerlo. Por eso lo llamaban feng shui.

 Feng shui significa viento y agua, es la ciencia del flujo de la energía vital (Chi) en la tierra y en el paisaje. Conocido en occidente como la geomancia china, el feng shui estudia el flujo de la energía o Chi en el paisaje para determinar cómo influyen en las viviendas y en las personas que las habitan.

 En pocas palabras podemos decir que el feng shui es: Arte ancestral basado en la cosmogonía china, que busca la mejora de las condiciones ambientales que fomentan el bienestar y la armonía general del individuo con su entorno.

El Feng Shui es un arte milenario, goza de una vida de más de 4000 años, fue creado, estudiado y desarrollado por la cultura China, entendida ésta como una cultura, que perteneciendo al lejano Oriente, entiende y analiza de forma diferente a la cultura occidental, la primera desde la antigüedad entiende que la tierra, y nosotros como ser, somos una pequeña partícula en el espacio, en el cosmos, que somos afectados por las energías del universo en todo momento y en cualquier aspecto de nuestro día a día, como en la salud, emociones, pensamientos, lo cual nos afecta de manera directa.

El Feng Shui se basa en las corrientes filosóficas del Confucianismo y en el Taoísmo, el primero reza que el ser humano forma parte integral del universo, por tanto, es afectado por el cosmos, en virtud de ser una partícula en ese gran espacio, el segundo defiende, que el tao, o camino de la vida, va de la mano, a la suerte del cielo, de la tierra y la del propio ser humano. Están grandes corrientes son la base del Feng Shui, y por eso, que este arte, busca mantener el equilibrio del ser humano con el medio ambiente, así como con los materiales que conforman su hábitat.

Ya sabemos qué es el Feng Shui, pero ¿para qué sirve?:

 

El Feng Shui sirve para mejorar nuestras vidas en todas sus áreas, tanto en lo profesional como la personal.

 La palabra que puede definir vagamente que es Feng Shui es: "armonía".

 

¿En qué nos puede ayudar el Feng Shui?

Favorecer la salud y el equilibrio.

Aumentar la abundancia y la prosperidad.

Aumentar la autoestima, el poder y la reputación.

Mejorar las relaciones con nuestro entorno (laborales de pareja y familiares).

Aumentar los recursos para proyectar nuestro futuro.

Mejorar la sincronía para favorecer la entrada de recursos.

Favorecer la carrera profesional y el sentido de vida.

Aprendizaje interno y externo continúo evitando repetir errores.

En general, una vida más plena.

Según el feng shui, la distribución y la orientación de los espacios con los que a diario interactuamos –como son, por ejemplo, nuestra casa o el lugar de trabajo– influyen directamente sobre nuestra energía vital, modificándola.

Dos elementos principales dentro de esta práctica son el yin y el yang, los opuestos complementarios que forman parte de nuestra energía vital. Esto se debe a que a la hora de poner en práctica esta técnica, lo primero que debemos tener en cuenta es si la vamos a aplicar en una construcción de dominio yin o yang.

En el primero de los casos –dominio yin– hace referencia a los museos, monumentos o espacios que, por lo general, no están asociados a la vida cotidiana y con los que interactuamos de forma puntual.

Por el contrario, el segundo –dominio yang– está relacionado con la vivienda, el lugar de trabajo y, en definitiva, todos aquellos lugares en los que pasamos gran parte de nuestro tiempo, sea por la razón que sea (trabajo, ocio, relax, etcétera).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar