Últimos Tips para la Mujer


Artículos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cafe tacuba

 Según mi abuela, las palabras con “ch” tenían algo de divertido, algo de misterioso, algo que nos conecta con las ganas de jugar. Tómate unos segundos y vendrán a tu cabeza muchas palabras que resultan ser graciosas, divertidas o hasta raras. La “Ch” ya no es una letra, según la Real Academia de la Lengua ahora es un dígrafo y dejó de formar parte del alfabeto español en 1994.

Al pensar en palabras con “Ch” me viene a la mente inmediatamente la canción “Chilanga banda”, canción escrita por Jaime López e interpretada y popularizada por la banda mexicana Café Tacuba.

Para quienes son un poco más jóvenes y no formaron parte de la generación que escuchaba o sigue escuchando a Café Tacuba, o para quienes son de otros países de Latinoamérica, la canción relata una serie de sucesos acaecidos en un día cualquiera a un “chilango” (gentilicio comúnmente utilizado para los habitantes de la ciudad de México) que trabaja ocasionalmente de taxista y que gusta de la fiesta para olvidar sus problemas.

La canción, magistralmente escrita, utiliza un vocabulario de tradición popular de los barrios de la ciudad de México. Utiliza una serie de adjetivos, interjecciones y verbos que son propios de este modo de comunicarse. Es uno de los mejores ejemplos de lo que se denomina “localismo”, ya que utiliza expresiones o atribuciones de significados exclusivos de un determinado grupo en particular.Su relevancia, desde el punto de vista lingüístico es que la “rola” (término utilizado en México que significa “canción”), contiene una larga lista de palabras de uso coloquial, que muy probablemente no sea del agrado de los amantes del buen hablar, pero sin duda, son de amplio uso por grandes sectores de la población mexicana.


A pesar de ser una canción que ya tiene sus buenos años, fue digna de mención dentro del ámbito académico lingüístico ya que su alto contenido de localismos y vocablos urbanos nos da una idea de la importancia de estos “sub-lenguajes” establecidos dentro de una comunidad determinada. Los localismos son parte fundamental del habla, denotan pertenencia a un cierto estrato o grupo y distinguen a los miembros de una comunidad particular o región de otra. La riqueza del español es infinita, estos lenguajes se vuelven un código especial para comunicarse internamente en un grupo, así, en México y demás países de habla hispana, tenemos lo que comúnmente se denomina “jerga” que no sólo es el pedazo de tela que se utiliza para limpiar, es también un lenguaje especial que se refiere a una determinada profesión u oficio y por lo tanto, resulta prácticamente incomprensible para los que estamos fuera de ese grupo. Tal es el caso del lenguaje de los abogados, médicos o carpinteros. En Estados Unidos, a este fenómeno se le conoce como “slang” y en Francia encontramos el “argot” que está relacionado con malhechores y gente del bajo mundo, muy parecido al hablar popular que encontramos en la canción “Chilanga banda”.


Entendamos que “chilango” en México es un habitante de la capital del país, lo que en Colombia sería un “Cachaco” y en Argentina un “Porteño”. “Chamba” en México es trabajo, “Camello” en Colombia y “Laburo” en Argentina. Si bien en los países de habla hispana se habla el mismo idioma, hay conceptos que varían dependiendo de cada nación, lo cual hace que cada uno tengamos una identidad cultural propia.


Si no conoces la canción, la puedes escuchar completa en YouTube:

Chilanga Banda

Si después de escuchar la letra no has entendido nada, consulta la versión de la letra “traducida” al español común de la revista Algarabía en su sección “Historia de una canción”:

Historia de una cancion


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar