Últimos Tips para la Mujer


Artículos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Muchos se sienten fascinados por los sueños y a través de la historia se ha intentado encontrarles un significado. La interpretación de los sueños existe desde los pueblos primitivos hasta la actualidad pasando por el psicoanálisis de Sigmund Freud.

A veces nos pasamos todo el día dándole vueltas a un sueño que hemos tenido mientras dormíamos. Podemos soñar con nuestra pareja, los hijos, con el amor, con la familia, con el trabajo, con gente que no nos agrada y hasta con la muerte. Podemos soñar con cualquier cosa y si a veces el sueño parece tan real es definitivamente porque nuestro inconsciente intenta decirnos algo.

Es verdad que hay algunos aspectos universales en el significado de cada sueño, interpretaciones que son válidas en todos los momentos y culturas, pero hay que tener en cuenta que su significado depende mucho de cada persona, de cada contexto y del momento vital en el que nos encontremos, de cómo nos sentimos y de nuestra personalidad. Muchas noches, quienes entran en nuestros sueños son nuestras preocupaciones diarias y nuestros anhelos más personales.

En ocasiones hay algunas situaciones más recurrentes que otras en nuestros sueños. Así, que podemos soñar con diferentes temas como animales, con el agua o con un bosque. Pero también lo más frecuente es soñar con nuestros seres queridos, con compañeros de trabajo o personas que conocemos. Y también se pueden presentar las pesadillas o esos sueños angustiosos en los que nos domina el miedo. Todos ellos, sueños y pesadillas, tienen su significado y debemos estar atentos porque contienen mucha información de nuestra propia personalidad y el momento en que estamos viviendo.

Pero finalmente el universo onírico y la interpretación de los sueños no dejan de ser un terreno resbaladizo lleno de prejuicios, mitos y superchería.

Porque también es importante no dejarse llevar por las leyendas urbanas y aprender a entender nuestros propios sueños de forma que, si una noche soñamos que nos hemos enamorado de alguien, a la mañana siguiente no vayamos a correr a sus brazos con la excusa de un sueño premonitorio. De la misma forma que tampoco conviene caer en un estado de angustia cuando soñamos con la muerte de un familiar o la de un amigo.

La realidad es que los sueños no contienen significados ocultos según la ciencia. En la fase inicial, la mayor parte de nuestros sueños repasan nuestras actividades cotidianas y aquellas preocupaciones que ocupan nuestra mente del día a día.

De acuerdo con investigaciones cuando soñamos, los centros que controlan las emociones están acelerados mientras que los que controlan el pensamiento lógico están frenados. En esas circunstancias nuestro cerebro genera una historia, con el mayor sentido posible, a partir de información al azar.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar