Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

“La mujer más bella del mundo” fue como se le conoció en América del Norte cuando hizo su incursión en el cine allá por los años 30 y gracias a ella y a su talento como científica es que tenemos Wi-Fi hoy en día. Su nombre era Hedy Lamarr.

Lamarr fue una judía vienesa apasionada por la tecnología y vocación por el teatro y el cine. En Hollywood, y primero en Alemania, donde comenzó su carrera y luego se escapó para evitar a los nazis, la llamaron la mujer más bella del mundo y, de hecho, sus fotos y películas confirman que era increíblemente hermosa y talentosa.

Lo que pocos en Hollywood sospechaban, es que la mujer que protagonizó junto a Spencer Tracy o Clark Gable también era sumamente creativa y amante de la ciencia, capaz de inventar y patentar un sistema de teleguía para misiles.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Lamarr y el compositor George Antheil desarrollaron un sistema de guía por radio utilizando tecnología de espectro ensanchado por salto de frecuencia para los torpedos aliados, con la intención de vencer la amenaza de interferencia de las potencias del Eje. También ayudó a mejorar la aerodinámica de los aviones de Howard Hughes mientras salían durante la guerra.

El gobierno estadounidense rechazó el invento durante la Segunda Guerra Mundial, solo para recuperarlo en el momento de la crisis cubana. El invento de Hedy Lamarr se convirtió en fundamental para el desarrollo de la tecnología Wi-Fi. En definitiva, si hoy podemos conectarnos de forma inalámbrica con móviles, PCs y tablets a las redes, se lo debemos a ella, la mujer más bella del mundo.

El Día de los Inventores en Alemania, Austria y Suiza se celebra el 9 de noviembre, el cumpleaños de la inventora y actriz de Hollywood de origen austriaco Hedy Lamarr, cuyo principal invento fue la difusión por saltos de frecuencia. espectro 1942.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar