Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Madhur colocó un anuncio en la prensa: Hija disponible en matrimonio, cuarta de la familia, cocina excelente, es bien mandada, respetuosa, amorosa, ferviente de Krisna, estudió análisis y programación de computadores y escribe bien.

Además, agregó, su dote es de veinticinco mil rupias (algo así como 330 dólares).

Una semana después había recibido tres llamadas de tres familias interesadas en la propuesta, por tanto, se concertó las respectivas visitas para el primer paso, obviamente en fechas diferentes para evitar incomodidades, para que sus hijos conozcan a Denali, la joven que pretendían casar.

La primera familia no se sintió a gusto. Su hijo había estudiado una ingeniería, por tanto, exigían una dote superior, inalcanzable para la familia de Madhur.

La segunda familia fue más consecuente, aunque el padre del muchacho se molestó, es la tercera mujer que rechazas, no nos vamos a pasar la vida buscándote esposa.

El hijo de la tercera familia le pidió a Denali que alzara la mirada, pues, ella debería tenerla en pose sumisa, siempre mirando al suelo. No probó el bocadillo que le ofrecieron, pero pidió a la joven sentarse junto al grupo. Preguntó por sus gustos y ella recitó una bien aprendida lección: Leo mucho, preparo Kashmiri Aloo Dum como le gusta a mi abuela, sonrió, el joven también. Creo que podemos llegar a un acuerdo, dijo. La familia de Madhur estalló de júbilo, Hay acuerdo, dijo la mamá a gritos, llamó a la abuela, la abuela a los vecinos, Denali se casa. El muchacho pidió unos minutos con Denali, no se opusieron, ahora ella era casi su pertenencia, cómo oponerse. Estando solos, él la miró fijo mientras ella mantenía su mirada al suelo, evitando verlo de frente por temor a ofenderlo, como les enseñan a las mujeres portarse frente a un hombre. ¿Eres virgen?, preguntó sin reparos, ella se sonrojó, pero asintió con la cabeza. Él fijó la fecha para legalizar el compromiso.

Historias como estas suceden casi a diario en India, unos de los países más poblados, más creyentes, más pacíficos y con un nivel de pobreza extremo que no se compara con la mayor riqueza de ostentan otros en el mismo país. Un estudio dice que el índice de estabilidad de matrimonios concertados con los no concertados es mayor, y que en estos últimos la cantidad de divorcios es inmensa, sin embargo, los feminicidios también tienen alta cuota. Las mujeres en India, que, dicho sea de paso, son hermosas, viven al filo de la navaja de acuerdo con su posición de indefensión. Se le puede acusar de lo que sea y siempre lleva las de perder.

Denali fue asesinada por el esposo tres años después.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar