Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Las mujeres que trabajan son las que están enfrentando un mayor impacto de la pandemia, no solo la pérdida de sus empleos, sino que, además, ingresos laborales bajos y desigualdad con respecto a los hombres.

El empleo ha sido rápido y fuertemente impactado por la llegada del Covid-19 y las restricciones para contener su propagación. En México los meses de mayor reducción de movilidad y actividades económicas fueron abril y mayo, lapso en donde se perdieron o suspendieron la mayor parte de los empleos.

Desde inicios de la pandemia, organizaciones internacionales, nacionales y civiles alertaron sobre la vulnerabilidad especial de las mujeres ante la crisis sanitaria. Las políticas públicas han sido insuficientes para contener la pronunciación de desigualdades en el ámbito laboral; pasado ya el periodo más crítico de la economía, las mujeres continúan rezagándose en el mercado laboral formal, informal e incluso en el autoempleo.

El desempleo para las mujeres ha sido más pronunciado. La tasa de desocupación femenina en julio se ubicó en 6.4%; en julio del año pasado se encontraba en 4.0% lo que implicó un incremento de 2.4 puntos porcentuales. Esta cifra es significativamente mayor que para los hombres, cuya tasa aumentó 1.3 puntos.

Otro indicador del deterioro laboral de las mujeres es que en julio del 2019 habían alrededor de 14.3 millones de mujeres con ocupaciones remuneradas, para este julio la cifra se redujo a 12.4 millones. Parte de estas plazas que estaban ocupadas por mujeres ahora las ocupan hombres; la pandemia transitó estos empleos pagados hacia la población masculina, que pasó de registrar 23 millones de puestos subordinados remunerados a casi 40 millones.

Además de mayor desempleo, las mujeres tienen ingresos laborales menores que sus pares hombres y son mayoría en las ocupaciones con el nivel de remuneraciones más bajo. Solo un porcentaje muy pequeño, el 1.8% del total de trabajadoras posee ingresos superiores a 18,483 pesos mexicanos al mes, equivalentes a más de cinco salarios mínimos al día.

Información y datos de El Economista

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar